Comunidad

En Atoyac


03 de October de 2016, 15:10:29

Después de la partida de Celeste de Chilapa para España, cargando mi tristeza me fue para Atoyac. Deseaba intensamente conocer el poblado de Lucio Cabañas. Cuando llegué quedé impresionado de ver a una población con muchas características de la época colonial. El Atoyac que yo conocí no es la ciudad que es hoy tan hermosa y tan dinámica. En Atoyac es muy importante la feria de San Juan, el templo es impresionante porque es legado de aquellos tiempos de la colonia española. En Atoyac hay muchas cosas que ver pero en aquellos días en que llegué el tema principal era la guerrilla de Lucio.

En la charla con el periodista español, una señora le preguntó: ¡¿No cree usted que las cosas cambian si hay alternancia?! "Si la alternancia es de gente honesta y creativa -le contestó el hispano- puede ser benéfica, pero si solo es cambio de ratas de un color, por otras de otro color lo más probable es que las cosas se pongan peor."

En eso llegó una mujer joven y muy atractiva indígena que era maestra y expresó que quería hablar con el periodista español para que le explicara el punto de vista de España del caos crítico de Guerrero.

El periodista se quedó un momento pensativo y luego dijo: "la primera condición de la civilización es una geografía difícil

 -después de un momento de reflexión añadió- es importante tener las puertas abiertas, en aprender de los demás

 el camino es producto de la conciencia, mientras esto no llegue, seguirán reinando los políticos y los caciques, la ley y la coacción seguirán en su apogeo. Moritur et ridet, "muere y se ríe" escribía el cura marsellés Salviano, acerca del imperio político de su tiempo: Todo esto que vivimos es el justo castigo por la explotación económica, la corrupción política, la desbandada moral. El mundo político degenera en todas partes, el cuadro es aterrador y exagerado."

El periodista después de un rato pensando dijo: "La decadencia política penetra en la decadencia económica y biológica. Hay empresarios que saben administrar pero no gobernar. Aquí en Nuevo Casas Grandes ocurrió algo así cuando un empresario llegó a la presidencia municipal y declaró a los medios de comunicación que para el sería muy fácil administrar la Presidencia pues la iba a manejar igual que su negocio, pero fracasó por que una cosa es administrar y otra cosa es saber gobernar. El periodista español siguió explicando que los hombres de negocios son muy hábiles para sacar buen provecho de sus acciones, pero no tienen interés en cooperar para sacar adelante a su país igual la burocracia que agota todos los recursos y es irremediablemente corrompida."

En aquel momento la maestra intervino y dijo: "Entonces es evidente que la decadencia del sistema político y económico mexicano no tienen remedio."

"Es evidente la crisis -añadió el periodista- e indiscutible comprender que no se necesita agua filtrada para apagar el fuego. En México hay una crisis terrible parecida a un incendio gigantesco, este incendio fue provocado por los políticos, por lo tanto todos los ciudadanos concientes, tienen que utilizar sus propias capacidades para ayudar a extinguir las furiosas llamas del caos que nos rodea."

Luego la maestra y yo hablamos aparte, y le expliqué que tenía interés en conocer la Escuela de Ayotzinapan en donde había estudiado Lucio Cabañas.

Pero primero me llevó a la Escuela Normal Rural de Ayotzinapan me impresionó el edificio que estaba lleno de pintas, entre ellas un pensamiento de Lucio alusivo a lo que decía Lincoln de que el gobierno debe de ser del pueblo, para el pueblo y por el pueblo, no por los caciques. Ahí -me explicó la maestra- se fue destacando por su rechazo a los gobiernos enemigos del pueblo, pero muy amigos de los caciques.

La maestra me comentó que había leído un libro en donde el autor refiriéndose a las revoluciones, que lamentablemente no se lograban consolidar las propuestas de la causa de la revolución. "Aquí en México -explicó la maestra- el Presidente Lázaro Cárdenas crea las Escuelas Normales Rurales para mejorar la situación de las regiones marginadas de México, pero nunca funcionaron como era la intención del Presidente Cárdenas, y poco a poco se van corrompiendo por intereses políticos y económicos." En Rusia Iósiv Stalin resultó ser un zar más peligroso que los zares que habían dominado Rusia antes de que el comunismo tomara el poder. Stalin terminó asesinando a Lenin, y a Trostski, a este líder precisamente lo mataron en el México DF.

notiregion.com

"La Casa de la Noticia"